Deportes de motor

¡El mantenimiento preventivo del vehículo te evitará gastarte más dinero!

Los conductores nos olvidamos del mantenimiento preventivo de nuestro vehículo. Este error viene provocado por ir retrasando el gasto del dinero, a la larga es un error.
Es aconsejable la primera revisión debería realizarse a los 5.000 kilómetros, la segunda a los 10.000 y a partir de ahí, más o menos, repetirlas cada 15.000 o 20.000 kilómetros, según marque el libro oficial del vehículo, o en los modelos actuales, el ordenador de viaje.

Los elementos clave a revisar:

  • ACEITE: El elemento esencial en el mantenimiento es el aceite, que lubrica el motor y suaviza su rozamiento: un bloque bien engrasado mantiene mucho mejor el brío y las prestaciones, pero el aceite se ensucia y pierde propiedades y más allá de 15.000 kilómetros ya no rinde como debería.
  • FILTROS: El filtro del aceite no está solo. El del aire garantiza que el que llega al motor no contiene impurezas, de modo que la combustión se realiza en condiciones óptimas. En los vehículos de gasolina, el filtro del combustible impide que las impurezas del combustible lleguen al motor y en los diésel sirve para eliminar la humedad y evitar la corrosión. Click si quieres saber más sobre el diésel o la gasolina (enlace)
Neumáticos
  • NEUMÁTICOS: La unión entre el coche y la carretera depende del estado de los neumáticos. Hay que vigilar la presión y el desgaste, así como la edad de las cubiertas.
  • AMORTIGUADORES: Su desgaste no se aprecia a simple vista, por ello la importancia de revisarlos. Junto con los neumáticos y los frenos, los amortiguadores forman un conjunto fundamental para la seguridad ya que permiten mantener la estabilidad del coche.
  • FRENOS:Aparte de que hay que controlar el líquido de frenos, las pastillas delanteras tienen un mayor desgaste que las traseras, ya que la mayoría de los modelos en circulación son de tracción delantera.
  • CORREA DE DISTRIBUCIÓN: Hay que tener en cuenta que el precio de una rotura en kit de distribución puede llegar a ser muy elevado. Por ello, su mantenimiento es esencial, y se recomienda una revisión.